La ciudadanía esta ligada incondicionalmente a los derechos humanos, estos son para hombres y mujeres, nacemos con ellos y son para toda la vida.

       Nuestros derechos deben de ser respetados en la comunidad, familia, en la ciudad, inclusive en otros países.

       Aunque son iguales para hombres y mujeres, en la práctica las mujeres nos enfrentarnos con más dificultades para hacerlos valer.