En México es preocupante la situación de violencia que vivimos las mujeres de manera pública y privada, somos acosadas en la calle o trabajo, maltratadas en las relaciones de pareja o por familiares, humilladas invisibilizadas, un ejemplo de esto pueden ser los casos de las asesinadas en Ciudad Juárez, en el Estado de México y Morelos. Donde las autoridades no han mostrado la disposición para encontrar a los culpables.

        Hay una tremenda indiferencia hacia las problemáticas que vivimos, la sociedad no nos da un valor, razón por la cual hay desinterés general por parte de las autoridades para mirar estos hechos y tomar acciones que los resuelvan.

       Otro caso donde podemos ejemplificar la violencia brutal que pueden sufrir las mujeres es lo sucedido en San Mateo Atenco (Estado de México) donde para reprimir una protesta pública del pueblo utilizaron la fuerza policíaca ensañándose con las personas del lugar, violando, insultando y golpeando a las mujeres de la región, incluso a mujeres que no pertenecían a la comunidad.